Clasificación de humedad en edificios

La humedad tiene su origen en fuentes exteriores, las cuales son a través de los muros, techos o pisos, después de ubicar la razón de filtración de agua hay que identificar el tipo de humedad a tratar:

Humedad por capilaridad

Las humedades ascendentes por capilaridad provienen del subsuelo, debido a un exceso de agua en el terreno donde están afianzados los cimientos de la  construcción, aunque también pueden originarse en encharcamientos o saturaciones de agua, sea por la existencia de corrientes subterráneas de agua o por la caída de lluvias intensas, sin que tengan buen escurrimiento alrededor de edificio.

El agua puesta en contacto con los muros de la construcción penetra en ellos y por capilaridad asciende a las plantas superiores, dada la falta de impermeabilización de los cimientos y muros.

Humedad por gravedad

La humedad por gravedad tiene su origen en defectos de impermeabilización de las cubiertas en la construcción en donde pueden formarse pequeños embalses como consecuencia de lluvias intensas, sobre todo cuando existen defectos en el sistema de evacuación de las aguas pluviales.

El agua retenida, antes de secarse por el aire y la acción solar, puede filtrar una parte a través de fisuras y pequeñas grietas, por donde conecta con la red capilar de la estructura y desciende a los pisos inmediatos. En otras circunstancias las vías de acceso son lo suficientemente importantes como para permitir que el agua caiga directamente, sin necesidad de recurrir a la capilaridad. Este es el caso de las goteras, cuya presencia indica la existencia de fallos en las cubiertas.

Humedad lateral por infiltración

Originada por la lluvia que bate las fachadas de una construcción, todas las plantas de éste pueden verse afectadas por la aparición de humedades en los paramentos interiores correspondientes a los muros.

Esta infiltración es causada por la ausencia de impermeabilización o la degradación de la capa impermeabilizante, sea por haber sido mal aplicada, por el uso de materiales deficientes o por las condiciones de la propia obra.

Humedad por condensación

La condensación se produce por la comunicación permanente de los ambientes externos, con los internos de la construcción establecida por intermedio de la porosidad que tienen los materiales con que fue construida la estructura, muros y cubiertas, cuyo contacto busca alcanzar equilibrio higrométrico entre ambos factores.

Por otra parte, también los ambientes interiores pueden generar su propia humedad de condensación, generalmente como consecuencia de una ventilación deficiente. El fenómeno es tanto más acusado cuando el recinto es pequeño y no dispone de un volumen mínimo para absorber las aportaciones de vapor de agua de la transpiración y la respiración humana, así como las procedentes de las plantas de interiores, calefacción a parafina o gas de llama directa o catalítica, etc., es común en baños, cocinas y lavaderos mal ventilados.